Tuvo 4 mil parejas y lo asesinó su mujer a los 77 años: quién era el “Don Juan” japonés

Tuvo 4 mil parejas y lo asesinó su mujer a los 77 años: quién era el “Don Juan” japonés

El japonés aseguró que invirtió más de 27 millones de dólares para conocer nuevas mujeres constantemente

Recientemente se hizo público un dato íntimo que involucra a un magnate japonés y su vida romántica. La viuda del hombre que se especializaba en los bienes raíces, fue detenida el miércoles pasado luego de haber sido considerada como sospechosa del asesinato de su exmarido. La pareja se había casado poco tiempo atrás, y según la prensa, la policía la barajó como la más propensa a haber cometido el crimen.

La víctima es Kosuke Nizaki, quien también era proclamado como el “Don Juan” japonés, pues en su autobiografía arroja información nunca antes vista sobre el dinero que invertía en mujeres. Según los reportes, llegó a gastar millones de dólares de su fortuna para pasar estadías enteras con chicas jóvenes y hermosas que quisieran facilitarle el servicio. El empresario murió en el año 2018 a los 77 años de edad por un envenenamiento agudo.
Por su parte, Saki Sudo, su exmujer de tan sólo 25 años fue acusada de haber asesinado a Nizaki al obligarlo a ingerir una gran cantidad de un estimulante que no fue precisado y lo envenenó, según informa la AFP.
Por lo que parece, Sudo buscó información online sobre drogas antes de la muerte de su marido, y la presunta mezcla letal habría incluido veneno en alguna bebida ya que no se encontraron marcas de agujas en su cuerpo.
Nozaki es un japonés se encargaba de dirigir negocios inmobiliarios, además de una empresa de venta de licores y otra de préstamos. La información extraída de su autobiografía asegura que había invertido tres mil millones de yenes (27,5 millones de dólares) en cortejar a unas 4.000 mujeres. “La razón por la que gano dinero es por salir con mujeres atractivas”, rezaba un pasaje de su libro, publicado en 2016, cuyo título es “Don Juan de Kishu”, refiriéndose a la región de Japón en la que vivía.
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.