A 20 meses de la FNS: ¿qué es de la vida de las embajadoras del Sol departamentales y provinciales?

A 20 meses de la FNS: ¿qué es de la vida de las embajadoras del Sol departamentales y provinciales?

Las embajadoras de la Fiesta Nacional del Sol 2020 comparten sus experiencias representando a sus departamentos durante el período de pandemia.

Fueron las últimas sanjuaninas que recibieron los atributos de embajadoras de los departamentos. Representan a los 19 puntos de San Juan con mucho orgullo pero también con nostalgia, en dos años que estuvieron marcados por la pandemia y las restricciones. Se trata de las embajadoras departamentales que fueron elegidas en el 2019 para participar de la Fiesta Nacional del Sol 2020.

Durante aquel tiempo vivieron un verdadero sueño, días cargados de alegría y adrenalina. Sin embargo, apenas un mes después de que terminara la Fiesta, se declaró la pandemia del coronavirus y sus días pasaron a ser como el de todos los sanjuaninos: con muchas restricciones, pocas posibilidades de promoción de sus departamentos y cero encuentro con turistas…. al menos hasta hace pocos meses.

Pero ¿qué fue de la vida de las chicas?

Diario La Provincia SJ consultó a las embajadoras sobre lo que hacen actualmente y cómo viven este momento. Muchas apostaron al estudio y otras a trabajar. La mayoría ya tenía su camino trazado en ambos aspectos y decidieron apostar a ese crecimiento… siempre dentro de los límites de la pandemia.

Las embajadoras provinciales 
Lucia Ponce y Ana Paula Anzor se consagraron en febrero del 2020 como las primeras embajadoras provinciales. Representando a San Martín y a Chimbas, respectivamente, se ganaron el corazón de los sanjuaninios y con esto el apoyo del público tras la Fiesta Nacional del Sol. Durante la pandemia, ambas transitaron caminos diferentes pero que en un momento confluyeron.

Las 2 referentes encararon un programa de televisión por CuidarTV durante la etapa más dura de la pandemia y eso las mantuvo vigente entre los sanjuaninos.

Tras esta experiencia, a Lucía se le encendió el interés por estudiar la Licenciatura en Comunicación Social, carrera universitaria que comenzó a transitar en este 2021. Además inició carrera televisiva en canal 8 donde participa en Mañanas Compartidas los martes y jueves. Además conduce su propio programa por la misma pantalla que se llama Revista Semanal.

«El contacto con la gente lo limitó mucho la pandemia y vimos cómo, con todos los protocolos, pudimos seguir manteniéndolo. Es lo más lindo, el cariño y la cercanía con la gente», contó Lucía quien durante estos 2 años fortaleció su compromiso social con actividades solidarias y además encaró la co-producción de un ajedrez en braile y otros juegos para chicos con ceguera. También vivió la hermosa experiencia de ver el ingreso a la escolaridad de su pequeño hijo de 4 años, empezando el jardín.

«Estuve participando el rodaje de San Juan está de fiesta. Estoy muy contenta porque de alguna manera los medios me sirvieron para seguir difundiendo todo lo que iba haciendo, seguir colaborando y de alguna manera hacer el trabajo de embajadora para llevar la provincia a distintos rincones», subrayó.

Por su parte, para Ana Paula Anzor, «la época de pandemia fue bastante buena» porque pese a todo «fue una de las épocas con más trabajo». Además de la producción con Lucía del programa de Cuidar TV, en el verano tuvo la posibilidad de hacer temporada en Carlos Paz, «que fue hermosísimo».

«Soy bailarina y artista y nuestro sector fue como muy afectado y golpeado debido a la pandemia. Gracias a Dios fui una privilegiada de trabajar de eso. Dentro de todo fue un gran año a pesar de todo lo malo. Así lo fui pasando. Se me presentaron varias oportunidades que tal vez en otro momento no la hubiera pensado hacer pero como a todas, nos fuimos re-inventando. Fue un año más positivo que negativo», destacó.

Para Ana, la representación de la provincia la lleva también con mucho orgullo más allá si es embajadora o no. Es que fue Paisana Nacional y desde la danza, su rol siempre fue dejar bien en alto a San Juan y la Argentina. «A donde voy siempre me preguntan por San Juan y estoy promocionando la provincia, esté o no como embajadora. Siempre promociono lo turístico y cultural, tenga o no los atributos, voy a seguir haciendo la embajadora», finalizó.

Valentina González (Albardón)
Valentina cree con entusiasmo que la pandemia obligó a reforzar valores como la empatía, la solidaridad, el compañerismo, el compromiso y, sobre todo, la responsabilidad. Durante la pandemia, consiguió dos trabajos para aportar a la economía familiar y se alegra de poder aplicar sus conocimientos en estudios contables en uno de ellos. En su tiempo libre, se dedica al hockey sobre césped, deporte que considera su “cable a tierra”.

En cuanto a su rol como embajadora, comentó: “Tanto en lo personal como en lo institucional, tuvimos que adaptarnos a estar alerta las 24 horas del día, ya que, no sólo hicimos frente a situaciones relacionadas al coronavirus, sino que también nos ocupamos de problemas a causa del terremoto que se vivió. Fueron día de mucho trabajo que pudieron ser resueltos en su debido tiempo”.

Valentina también expresó sus ansias por la nueva edición de la Fiesta Nacional del Sol. “Creo que respetando todas las medidas protocolares no sólo podemos disfrutar de esta tradicional fiesta sanjuanina, sino que también daremos una oportunidad de reactivar el sector turístico que es fuente de trabajo de muchas personas”, concluyó la embajadora.

Josefina Mazzanti (Capital)
Josefina, es bailarina y la pandemia la obligó a reinventarse. Tuvo que cerrar su escuela de danzas y comenzó a vender comida árabe a domicilio.

“Para mí significó un orgullo muy grande representar a Capital en la Fiesta del Sol. Es un recuerdo inolvidable”, contó Josefina. Como artista, también expresó su profundo deseo de que la Fiesta vuelva a realizarse ya que la considera una fuente de trabajo para muchísimos artistas de la provincia.

Actualmente, la embajadora está feliz de retomar con el dictado de clases de danzas. “Ojalá los artistas podamos seguir trabajando después de casi dos años de esperar este momento”, concluyó.

Celina Fernández (Pocito)
La Fiesta Nacional del Sol marcó un antes y un después en la historia de Celina Fernández, la embajadora de Pocito. La joven sintió mucho orgullo representar a su departamento y hoy lleva con nostalgia pero también alegría «la experiencia de portar los atributos como embajadora» y  «siempre estarán guardados» en su «corazón junto al cariño de los vecinos pocitanos».

Durante este año y media, marcado por la pandemia, la música fue el cable a tierra que la crecer y ser feliz: «Mi manera de sobrellevar la situación de la pandemia estuvo muy relacionada con la música, es mi cable a tierra y una parte muy importante de mi y de mi legado familiar. Aunque no podía actuar en escenarios y eso realmente me tenía un poco desanimada  busque la forma de que un nuevo proyecto se llevara a cabo y así seguir avanzando en el camino de la música».

Celina comenzó a escribir y a grabar sus propias canciones de las cuales espera pronto poder compartirlas con todos aquellos que deseen escucharla. «Hoy me encuentro estructurando un nuevo proyecto musical de música instrumental latinoamericana, acompañada de otros músicos sanjuaninos», expresó.

Melani Vila (Santa Lucía)
A Melani la pandemia no le vino sola. Durante el primer período, sufrió la pérdida de su abuela a lo cual se le sumó la falta de empleo. Sin embargo, los tiempos de cuarentena le permitieron enfocarse en su carrera universitaria del profesorado y la licenciatura en Ciencias de la Educación.

“Estos momentos de crisis me ayudaron a ver cuán importante es el cuidado emocional de cada uno de nosotros y también la demostración afectiva con los que más queremos, como nuestra familia”, reflexionó la santaluceña.

En cuanto a su rol como embajadora, lamentó no haber podido participar tanto como en años anteriores. Pero, estuvo presente junto a su compañera durante la celebración anual de la fiesta de todos los santaluceños que fue transmitida por streaming. Por último, Melani piensa que ya es posible la realización de la próxima “fiesta mayor de los sanjuaninos”, aunque siempre con la responsabilidad que amerita la situación sanitaria.

“Seguimos inmersos dentro de una situación alarmante que nos compete a todos. Disfrutemos con conciencia de nuestros actos”, concluyó la embajadora.

Celeste Sánchez (Sarmiento)
Celeste se dedicó al estudio y al trabajo durante la época de pandemia. Está transitando su último año de cursado en la licenciatura en Psicología y espera con ansias incorporarse en el área laboral de su futura profesión. Además, es publicista, asique aprovechó sus conocimientos en publicidad, redes y marketing para trabajar con marcar locales creando contenido (@celessanchez).

“Tenemos un grupo súper unido con algunas embajadoras. Hemos viajado juntas varias veces. Incluso, tenemos pensado irnos de vacaciones en el verano con varias del grupo”, dijo con entusiasmo la embajadora.

Para Celeste, la Fiesta del Sol cambió su vida rotundamente: “Aprendí cosas para bien y para mal. Aprendí sobre mí y mis valores y eso es algo que deja una marca para siempre”.

Eugenia Godoy (Valle Fértil)
Como la mayoría de las embajadoras, Eugenia no tuvo muchas posibilidades de participar en eventos debido a la situación sanitaria. Sin embargo, decidió usar sus redes sociales como herramientas para concientizar sobre los cuidados por la pandemia.

“Estoy muy orgullosa de poder portar la bandera de embajadora de mi departamento y representar a las mujeres vallistas y a toda la comunidad”, comentó Eugenia. Además, compartió su deseo para la próxima fiesta: que todas las mujeres se sientan valiosas y empoderadas. “Quiero que se siga mostrando a la mujer no sólo por nuestro aspecto físico, sino por todas las cosas que podemos hacer, dar y demostrar”, señaló.

Eugenia tiene muchos planes. Este año se recibe de peluquera y cosmetóloga y está construyendo su propio salón de belleza. En un futuro, también espera terminar su carrera de maestra de nivel inicial, formar una familia y seguir aportando a la comunidad.

Mica Illanes (25 de Mayo)
Con la llegada de la pandemia, Micaela notó en su departamento la demanda de muchos chicos que tenían dificultades durante el cursado de clases virtual. Frente a esa situación, comenzó a brindar clases de apoyo gratuitas. Conforme pasó el tiempo, éstas pasaron a ser pagas y se convirtieron en la fuente de ingresos de ella que ayudó a su familia a solventarse económicamente.

“Creo que demostré mi rol como embajadora ayudando a muchos chicos de mi pueblo”, aseguró Micaela. Con respecto a lo cultural comentó que en 25 de Mayo no hubo actividades ni celebraciones.

“Recién este año, y de a poco, se están haciendo eventos. Esperamos poder celebrar la Fiesta del Carrerito Sanjuanino. Es un festival muy importante para los veinticinqueños”, finalizó.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.